Seleccionar página

¿Qué es la gestión de activos empresariales (EAM)?

Exploramos el concepto de gestión de activos empresariales (EAM) y cómo puede ayudar a tu compañía.

Solutions Marketing Consultant
Asset Performance Management (APM) Solutions Manager. Becolve Digital

Existen diferentes normas técnicas y regulaciones que se centran en la gestión de activos empresariales (EAM por sus siglas en inglés) y en cómo implantarla. Pero antes de adentrarnos en los detalles, debemos entender qué es un activo. Inicialmente, la PAS 55-1:2008 lo definió como:

“Plantas, maquinarias, propiedades, edificios, vehículos y otros elementos que tengan un valor específico para la organización.”

Una definición que podía llevar a identificar los activos de una compañía como aquellos elementos físicos que aportaban un valor para la misma. No obstante, en dicha especificación pública ya hablaban de 5 tipos de activos:

Años más tarde, la ISO 55000:2014 amplió la definición de la siguiente manera:

“Un activo es algo que posee valor potencial o real para una organización. El valor puede variar entre diferentes organizaciones y sus partes interesadas y puede ser tangible o intangible, financiero o no financiero.”

Esta nueva definición se ajustaba mejor a la realidad. Además, la misma ISO 55:000 también nos habla de qué es la gestión de activos:

“Actividades coordinadas de una organización para obtener valor de sus activos”

De acuerdo con esto, la gestión de activos empresariales (EAM) es toda actividad llevada a cabo por una empresa con el fin de extraer valor de todos sus activos, ya sean físicos, financieros, de información, humanos o intangibles. Asimismo, la gestión de activos incluye también aspectos de los activos humanos como el liderazgo, la cultura, la motivación o el comportamiento, entre otros, que no pueden ser gestionados a través de un software.

Con tal de estandarizar todas estas actividades, existen los sistemas de gestión de activos. La ISO 55:001:2014 es la norma internacional que permite certificar la gestión de activos realizada por una organización. En ella, encontramos la definición más reconocida de estos sistemas:

“Un sistema de gestión de activos permite dirigir, coordinar y controlar las actividades de gestión de activos a fin de maximizar el valor que obtiene de sus activos.”

Así pues, un sistema de gestión de activos empresariales (o sistema EAM) es un software diseñado para gestionar y coordinar todos los procesos y procedimientos internos de una organización. Su objetivo es extraer el máximo valor de los diferentes tipos de activos a lo largo de todo su ciclo de vida.

 

Gestión de activos, ¿sinónimo de gestión del mantenimiento?

No. La gestión de activos abarca mucho más que la gestión del mantenimiento: mientras que esta última se enfoca específicamente en las estrategias y actividades necesarias para mantener los activos en el estado deseado, la gestión de activos trabaja para ofrecer el rendimiento óptimo de los activos desde el momento en el que empiezan a operar hasta su retirada.

Gestión de activos > Gestión de mantenimiento

No hay que olvidar, eso sí, que la gestión del mantenimiento es una parte muy importante de la gestión de activos (EAM), y que solo una implementación efectiva de ambas estrategias asegurará la sostenibilidad operativa y financiera a largo plazo.

¿Quieres saber más?

Descubre cómo la gestión de activos empresariales ha ayudado a las compañías de distintos sectores a cubrir sus necesidades concretas.